Qué es un jardín zen, ventajas

Qué es un jardín zen, ventajas

El jardín zen es un tipo de jardín japonés compuesto esencialmente de arena y piedras.

Los jardines zen emanan armonía, están estrechamente vinculados con la naturaleza y son un complemento muy elegante para decorar con estilo nuestro hogar. 

Existe gran cantidad de información acerca de la historia de estos jardines, sin embargo vamos a centrarnos en el jardín zen de interior: un jardín que podemos tener dentro de casa y que podremos adaptar en función del tamaño de nuestra vivienda. A continuación vamos a describir los beneficios principales de disponer de un jardín zen de interior.

                                        Jardín zen de interior

Reducir el estrés

Uno de los beneficios más importantes de estos pequeños jardines zen es que ayudan a aliviar el estrés.

Rastrillar la arena y colocar las piedras nos ayuda a desconectar de nuestros problemas y a relajarnos. Concentrándonos en los movimientos repetitivos del rastrillo, sintiendo el sonido de la arena al dibujar experimentamos el momento presente en lugar de dar vueltas a lo que hemos hecho en el pasado o preocuparnos por el futuro.

Podemos reducir significativamente el estrés disponiendo de un jardín zen en casa o bien en nuestro despacho u oficina. 

Vídeo: rastrillando la arena de un jardín zen

Práctica de la meditación

El jardín zen puede ayudarnos también a meditar para tener una perspectiva más amplia y ver más allá de lo que está delante de nosotros.

Podemos contemplar nuestro jardín zen para practicar ejercicios de respiración de forma consciente y mejorar el control de nuestro cuerpo y nuestra mente.

Si practicamos mindfulness o meditación podemos colocar nuestro jardín para ambientar el lugar en el que hacemos los ejercicios.

Decorar con elegancia

Los jardines zen son elegantes, se trata de una manera muy original de decorar con estilo nuestro hogar.

La piedra, la madera, la arena nos ayuda a conectar con la naturaleza con la ventaja añadida que tienen estos jardines de no necesitar regarlos o de la luz del sol. 

Además los jardines zen se basan en conceptos de belleza que se pueden aplicar en todos los aspectos de la vida, por ejemplo la simplicidad. Este concepto se denomina Kanso. La belleza de la simplicidad, del minimalismo. Aplicado en otros aspectos de la vida: cómo con menos se puede ser mucho más felices.

Otro concepto es Fukinsei: asimetría. Los trazos en la arena pintados de forma asimétrica aportan equilibrio. Tenemos que ser conscientes de que hay belleza en cosas que son desiguales, la imperfección es una parte de la vida.

Mejorar la creatividad

El jardín zen puede ayudarnos a estimular nuestra creatividad. Podemos dibujar en la arena para despejar la mente, esto nos facilitará la búsqueda de nuevas perspectivas o maneras diferentes para resolver un problema; para ver las cosas desde diferentes puntos de vista.

La atención que ponemos en el jardín nos ayuda a eliminar los pensamientos negativos que perjudican los procesos creativos.

Cultivar la disciplina

Disponer de un jardín zen en nuestro hogar puede ayudarnos a recordar la necesidad de meditar o realizar mindfulness durante unos minutos todos los días.

Con el jardín podemos realizar ejercicios de meditación. Numerosos estudios han demostrado que la meditación mejora el autocontrol y la capacidad de concentrarnos durante más tiempo en una tarea. 

Publicado el 19/10/2017 Blog, Jardines japoneses 0 211

Escribir un comentarioLeave a Reply

Debe tener sesión iniciada para publicar un comentario.
Anterior
Siguiente